Nos atraen las personas con una personalidad muy marcada. En la música lo notamos aún más: preferimos aquellos cantantes que no sólo “canten”, sino que transmitan. Con sus gestos, con su forma de hablar, de vestir, de mirar o de opinar de lo que sea. Aquí van cinco ejemplos claros, en la selección de discos de 2011, una lista personal que avanza del 23 al 19.

23 Blindside – With shiverings hearts we wait

Les había perdido totalmente la pista: normal, si han estado cinco años sin sacar disco. Pero aquí están de vuelta, estos suecos bastante populares en el ámbito cristiano y que por estilo son absolutamente desconocidos en España. En su último trabajo se acercan a los últimos Linkin Park, con concesiones al pop y a la electrónica, pero sin perder la esencia ni la fuerza de estribillos rabiosos que crecen con la impactante voz de Christian Lindskog.

Blindside hablan de esperanza en el dolor, de redención. De agua, viento y fuego, de una la lucha interna en la que se establece un diálogo con Dios (My heart escapes and / I should have tried / To catch it and run to you / Here I stand in silence / With bloodstains on my raincoat / My heart escapes /My heart escapes and runs to you / Catch me when I run to you). Un trabajo brillante.

22 Beady Eye – Different Gear, Still Speeding

El “hermano malo” de Oasis estrenaba banda y disco de estudio allá por febrero. Beady Eye se nutría de los músicos de la última etapa del grupo de Manchester. Liam adopta el papel de líder indiscutible y sin la alargada sombra de su hermano nos regala un disco accesible, con naturales acercamientos al rock de raíces. Se echa de menos algo de brillantez en las composiciones, lo que sin embargo no resta que sea una colección de canciones para disfrutar sin mayores pretensiones. Porque ese era parte del problema de Oasis en esta década: pretenciosidad.

Recomendable para pasar un buen rato disfrutando de la voz de Liam (de las más reconocibles en el panorama actual) y recordar que los 90 siguen muy vivos.

21 Fleet Foxes – Helpessness Blues

Suenan perfectos. Fleet Foxes tocan bien, componen bien, construyen canciones épicas y emotivas por igual. Sólo dos discos en el mercado y ya se han ganado a un público entusiasta que destaca la capacidad compositiva y musical del grupo de Seattle que no suena a Seattle. ¿Y por qué están en el 21 si son perfectos? Pues porque la perfección, a veces, aburre.

Sus letras se llenan de referencias a la naturaleza con las que construyen metáforas y sensaciones que acompañan adecuadamente sus armonías. Un ejemplo: “I was raised up believing I was somehow unique / Like a snowflake distinct among snowflakes, unique in each way you can see / And now after some thinking, I’d say I’d rather be / A functioning cog in some great machinery serving something beyond me”. Tan bonito que casi lloras.

20 The Strokes – Angles

El álbum más esperado del año (con permiso de Arctic Monkeys) dejó a mucha gente descolocada. Se escucharon las críticas habituales: ya no es lo mismo, han evolucionado en la dirección incorrecta, que si pierden “punch”, etc. Como nunca fui muy seguidor, creo que llegué a este disco con menos expectativas. Y se disfruta, y se encuentran canciones tremendas, sobre todo cuando son más rockeros y menos innovadores.

Machu Picchu, Under Cover Of Darkness, Life is Simple in the Moonlight y Gratisfaction son las más accesibles y de largo las más interesantes. El rollo experimental que se marcan en otros temas creo no les queda demasiado bien. Desequilibrado, pero buen disco de un grupo fundamental de nuestro siglo.

19 Adele – 21

Su elegancia, versatilidad y capacidad vocal estaban fuera de toda duda después de su debut. Pero en este segundo disco confirma ser una grandísima artista, con personalidad y una habilidad para emocionar al alcance de las más grandes. Sí, se puede tener 23 años y acercarse con acierto al soul, al blues, al pop o al jazz y salir triunfante. Pero ocurre pocas veces, por eso hay que disfrutar el momento.

¿Habéis leído, como yo, que Someone like you es la gran balada de la década? Quizá sea porque su mensaje: “Sometimes it lasts in love, but sometimes it hurts instead” conecta con la experiencia de todos los que aman alguna vez.

Y hasta aquí la lista, que ya cuenta con diez discos que he disfrutado mucho este año. Pero todavía queda mucho por contar… Así que estos se suman a la lista de Spotify Discos 2011.

La lista hasta ahora:

Primer bloque:

28. The Vaccines – What did you expect from The Vaccines?

27. The Pains of Being Pure at Heart – Belong

26. Brooke Fraser – Flags

25. My Morning Jacket – Circuital

24. The Joy Formidable – The Big Roar

Segundo bloque:

23. Blindside – With shivering hearts we wait

22. Beady Eye – Different Gear, Still Speeding

21. Fleet Foxes – Helpessness Blues

20. The Strokes – Angles

19. Adele – 21