Hay que tener mucho cuidado a la hora de decidir el acompañamiento musical para un momento tan especial como es despertarse.

Esto por varios motivos. El principal viene relacionado con un hecho irrefutable: no nos gusta despertarnos, así que es muy probable que la melodía escogida quede marcada para siempre. Cada vez que la vuelvas a escuchar, pensarás… Anda, la canción del despertador.

Por otra parte, pocas cosas son más odiosas que los sonidos de despertador. Ya sea el clásico ti-ti-ti-ti-ti que se repite a los tres minutos, o el sonido retro perfora tímpanos (ese que se parece al timbre del colegio). O el politono midi prefabricado del móvil.

Así que, ya que es necesario buscar una canción para despertarse, he elaborado un decálogo, en la búsqueda de una canción satisfactoria para despertarse. Ahí va:

  1. No será un clásico. Este es un principio fundamental que sirve, sobre todo, para evitar estropear innecesariamente una canción que es probable volver a escuchar a lo largo del día, sea en un bar, en la radio o en la tele. Quedan absolutamente vetados temazos del tipo Stairway to Heaven, Bohemian Rhapsody o Where the streets have no name.
  2. No será música de fiesta. Por la mañana no apetece bailar. No apetece ni siquiera pensar en bailar. A partir de este principio vetamos casi toda la música disco, la mayoría del tecno y, por supuesto, toda la pachanga veraniega que sólo tiene sentido a partir de ciertas horas de la madrugada.
  3. No será tu canción favorita. Este principio lo que procura es proteger las canciones que de verdad nos gustan de una innecesaria repetición en ese momento algo odioso.
  4. No será excesivamente potente. Creo que mi arritmia cardíaca comenzó aquel día que con mi hermano programamos en casa la minicadena con ésta canción. Supongo que ese día los vecinos también se levantaron a las siete y media.
  5. No será excesivamente suave. Tampoco nos podemos ir al otro extremo. Una canción demasiado parada sugerirá sutilmente que podemos seguir durmiendo tranquilos, y eso es muy peligroso.
  6. No será “muzak”. Es decir, tiene que tener identidad y fuerza. La música de ascensor no vale para despertarse, sino para que un sueño entre en bucle.
  7. No será una banda sonora. ¿Por qué? Porque te hará pensar en cine, en la belleza de la película, y justo unos segundos después… habrá pasado una hora.
  8. No será la misma los fines de semana. Esto es porque no es lo mismo despertarse con responsabilidades por delante que con la expectativa de un día de relax. Algunos pensarán que poner el despertador el fin de semana es innecesario. En mi caso, prefiero tener un buen despertar que se prolongue con unos minutillos de disfrute musical. Para este caso igual pueden valer canciones más tranquilas y acústicas.
  9. No será la misma más de tres meses. Sobre todo porque el oído se acostumbra a ignorar la canción con el tiempo. Además creo que va bien con la variación estacionaria. Algo que pegue con el clima se agradece.
  10. No será “aleatoria”. Hay muchos que dejan que su iPod elija la canción de despertarse. Error. Tu iPod no es capaz de aplicar este decálogo (de momento).

Y ahora algunos apuntes, pero en positivo:

  1. Medios tiempos progresivos: a mí me gustan aquellas que comienzan más suaves y poco a poco van ganando intensidad. Encajarían aquí: Everlasting Light de The Black Keys, Wake me up when september ends de Green Day o The will to live de Ben Harper.
  2. Canciones eléctricas: bases de pianos, guitarras acústicas, mandolinas o ukeleles quedan descartados. Hay que despertarse con una buena inyección de energía. New Fang de Them Crooked Vultures, These Days de Foo Fighters, o Born Alone de Wilco.
  3. Canciones de buen rollo: hay que levantarse con buen feeling para afrontar el día. Nada de melancolía a lo Death cab for Cutie o Coldplay, nada de tenebrosos pasajes a lo Porcupine Tree o Opeth, mucho menos la indecisión típica de grupos folk-indies. Rock que inyecte ganas de vivir. Por ejemplo: Stand de Lenny Kravitz, Machu Picchu de The Strokes, Take me out de Franz Ferdinand.

*Apéndice fin de semana. Tópicos, funcionan bien. One sunday morning de Wilco, Sunday morning de The Velvet Underground & Nico, Here comes the sun de Nina Simone, Wasted hours de Arcade Fire.

Y como mencionar canciones hace que apetezca escucharlas, aquí os va una lista en Spotify de las mencionadas. ¿Y tú con qué te despiertas?

Foto sacada de aquí.